Derecho penal

Tratamiento de las lesiones causadas con ocasión de una agresión sexual

En la presente entrada vamos a examinar las consecuencias que puede tener la causación de lesiones psíquicas o físicas cuando se comete un delito contra la libertad sexual y su diferente tratamiento según se trate de unas o de otras. Así, la STS 13/2019, de 17 enero (Ponente: Excmo. Sr. D. Vicente Magro Servet), con cita de múltiples sentencias, establece lo siguiente:

“Se describe en el art. 178 CP el tipo básico de las agresiones sexuales que vincula la presencia de la violencia o intimidación al atentado contra la libertad sexual de la víctima, sin establecer otras circunstancias personales u objetivas para entender consumado el tipo. En este sentido el elemento normativo expresado en la alternativa violencia o intimidación, tratándose además de un tipo comprendido dentro de los delitos contra la libertad sexual, que afecte al libre consentimiento del sujeto pasivo, constituye el fundamento del delito, es decir, el castigo se produce por cuanto se coarta, limita o anula la libre decisión de una persona en relación con su actividad sexual. No se exige, con ello, lesiones objetivables para entender cometido el delito”.

Sin embargo, la posible coexistencias de lesiones en la ejecución de un delito de agresión sexual obliga a hacer la siguiente distinción:

Las lesiones psíquicas no pueden ser objeto de punición separada. Así, dice el Tribunal que “quedan subsumidas por la agresión sexual como se sostuvo en el Acuerdo del Pleno no Jurisdiccional de esta Sala de 10 de octubre de 2003: ‘las alteraciones psíquicas ocasionadas a la víctima de una agresión sexual ya han sido tenidas en cuenta por el legislador al tipificar la conducta y asignarle una pena, por lo que ordinariamente quedan consumidas por el tipo delictivo correspondiente, por aplicación del principio de consunción del art. 8.3 CP, sin perjuicio de su valoración a efectos de la responsabilidad civil’”.

No obstante, este principio aparece matizado en su STS 721/2015, de 22 de octubre, según la cual “la expresión, ‘ordinariamente’ indica la regla general, admite excepciones ya que su aplicación depende de que se trate de consecuencias psíquicas que van inexorablemente unidas a la propia agresión sexual, como consecuencias ineludibles o al menos generalizadas, como sucede con la tensión, el estrés o la ansiedad y sensación de temor que de forma ordinaria suceden a cualquier agresión de naturaleza sexual. En la doctrina de esta Sala se admiten excepciones para supuestos en que los resultados psíquicos de la agresión, abuso o acoso sexual superen la consideración normal de la conturbación anímica y alcancen una naturaleza autónoma como resultados típicos del delito de lesiones psíquicas, adquiriendo una magnitud desproporcionada a la que puede haber sido tomada en cuenta al penalizar el acto contra la libertad sexual y merecedora de reproche penal específico. Siempre, obviamente, que concurran los demás elementos típicos del delito de lesiones, es decir, la asistencia facultativa y el tratamiento médico que expresen, claramente, el diagnóstico de la enfermedad y dispongan el preciso tratamiento para su sanidad. Para alcanzar una subsunción autónoma en el delito de lesiones, concurrentes según las reglas del concurso ideal, es preciso que las consecuencias psíquicas aparezcan claramente determinadas y excedan de lo que pudiera considerarse resultado y consecuencia ordinaria de la agresión”. Sigue leyendo “Tratamiento de las lesiones causadas con ocasión de una agresión sexual”

Anuncios
Derecho penal

Relevancia de los trastornos de la personalidad en la imputabilidad. Carga de la prueba.

En esta entrada vamos a examinar las consecuencias de los trastornos de la personalidad y los requisitos que hacen falta para que pueda ser valorado a efectos de modificar la responsabilidad criminal de una persona, así como también a quién corresponde la carga de probar las circunstancias eximentes y atenuantes.

La STS 678/2017, de 18 de octubre (Ponente: Excmo. Sr. D. Francisco Monterde Ferrer) establece que “interpretando el concepto de enajenación en un sentido biológico-psicológico y estimando insuficiente el diagnóstico de una enfermedad mental para la apreciación de la eximente, se ha exigido la presencia de unos determinados efectos en la capacidad de entender y querer. Por una parte, se rechaza que los trastornos de la personalidad sean verdaderas enfermedades y por otra, se requiere una falta o un sensible déficit -según se propusiese la apreciación de la eximente o de la semieximente- de inteligencia y voluntariedad que el trastorno de la personalidad no siempre comporta, se admite únicamente que puedan servir de base a la atenuante analógica, lo que equivale a dar por supuesto que la relación entre los trastornos de la personalidad y los estados morbosos de la mente es sólo de analogía.

Sería preciso además que el autor de la infracción penal, a causa de la alteración que sufre, no pudiera comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión, es decir, es preciso que la anomalía o alteración se interponga entre el sujeto y la norma que establece la ilicitud del hecho, de forma que no pueda ser motivado por aquélla o que, pudiendo percibir el mandato o la prohibición contenidos en la norma, carezca ésta de fuerza motivadora para el sujeto porque el mismo se encuentre determinado en su actuación por causas vinculadas a su alteración psíquica que anulen la motivación normativa. Y en el supuesto de que la incapacidad para ser motivado por el precepto, o el bloqueo que en la motivación creada por el mismo determinen otras causas, sea sólo parcial, nacerá el presupuesto fáctico para la apreciación de la eximente incompleta”. Sigue leyendo “Relevancia de los trastornos de la personalidad en la imputabilidad. Carga de la prueba.”

Derecho penal

La circunstancia agravante de abuso de superioridad

En esta entrada traemos la STS 973/2007, de de 19 de noviembre (Ponente: Excmo. Sr. D. Julián Artemio Sánchez Melgar), en la que se expone, de manera sucinta, cuál es la doctrina del Tribunal Supremo en relación a la circunstancia agravante de abuso de superioridad, regulada en el Código penal español en el artículo 22, 2º.

Así, dicha sentencia establece que la circunstancia “exige para su apreciación los siguientes requisitos, según la doctrina de esta Sala (SS. 5-6-1995, 27-4-1996, 7-2-1997 y 21-3-2000, entre otras muchas, y últimamente, Sentencia 1274/2003, de 7 de octubre):

1º Que se produzca una situación de superioridad, es decir, un importante desequilibrio de fuerzas a favor de la parte agresora frente al agredido, derivada de cualquier circunstancia, bien referida a los medios utilizados para agredir (superioridad medial o instrumental), bien al hecho de que concurra una pluralidad de atacantes, siendo precisamente este último supuesto el más característico y el de mayor frecuencia en su aplicación (superioridad personal).

2º Que esa superioridad ha de ser tal, que produzca una disminución notable en las posibilidades de defensa del ofendido, sin que llegue a eliminarlas, pues si esto ocurriera nos encontraríamos en presencia de la alevosía, que constituye así la frontera superior de la agravante que estamos examinando. Por eso, la jurisprudencia mencionada viene considerando a esta agravante como una «alevosía menor» o de «segundo grado».

3º A tales dos elementos objetivos hemos de añadir otro de naturaleza subjetiva, consistente en que haya abuso de esa superioridad, esto es, que el agresor o agresores conozcan esa situación de desequilibrio de fuerzas y se aprovechen de ella para una más fácil realización del delito.

4º Que esa superioridad de la que se abusa no sea inherente al delito, bien por constituir uno de sus elementos típicos, bien porque el delito necesariamente tuviera que realizarse así.

Si te ha resultado interesante el contenido de esta entrada puedes suscribirte al blog por correo electrónico y recibir todas mis entradas directamente, así como también a mi canal de Telegram Honeste vivere Blog. Además, puedes seguirme en mi página de Facebook o por Twitter en @honestevivere_ ¡y no te olvides de compartir!

Derecho penal

La influencia del consumo de alcohol en la responsabilidad criminal (I)

En esta entrada vamos a examinar la influencia que el consumo de alcohol puede tener sobre la responsabilidad criminal, distinguiendo entre su aplicación como posible eximente completa-incompleta (20.2 y 21.1 en relación con el anterior CP), así como su posible virtualidad por la vía de la atenuante de “grave adicción” (21.2 CP), para lo cual haremos mención a la STS 467/2015, de 20 de julio (Ponente: Excmo. Sr. D. Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre), en la que se hace una breve análisis de la cuestión.

Así, en relación al consumo de alcohol, el Tribunal Supremo distingue entre alcoholismo y embriaguez. El alcoholismo implica “una intoxicación plena, que en algunos casos de alcoholismo puede ser una toxifrenia que puede determinar una demenciación acreedora a ser recogida como circunstancia eximente completa de enajenación mental o, al menos, como atenuante eximente incompleta cuando se ha producido un notable deterioro de las capacidades intelectivas y volitivas del sujeto a consecuencia de una patología de origen alcohólico generalmente determinada por la ingesta reiterada frecuentemente y a lo largo de un tiempo de cierta duración”

La embriaguez implica “una intoxicación aguda, con encaje jurídico ya en el trastorno mental transitorio, exigiéndose en todo caso una afectación de las bases de imputabilidad -intelecto y voluntad- de modo que será la intensidad de la detención la que nos dará la pauta para graduar la imputabilidad desde la inoperancia de la responsabilidad hasta la exoneración completa e incompleta de la misma”.

No obstante, el Tribunal señala que “se trata de circunstancias que afectan a las capacidades del sujeto, no es suficiente con determinar la causa que las origina, sino que es preciso además especificar los efectos producidos en el caso concreto”. Por ello, la “dependencia será relevante si además concurren alguna de las siguientes condiciones: Sigue leyendo “La influencia del consumo de alcohol en la responsabilidad criminal (I)”

Derecho penal

El ánimo libidinoso en los delitos contra la libertad sexual

En los delitos contra la libertad e indemnidad sexual es clásica la polémica doctrinal sobre si es necesario un elemento subjetivo específico del injusto o ánimo tendencial -el llamado ánimo libidinoso- más allá de la exigencia genérica de dolo, es decir, el conocimiento y voluntad de atentar contra la libertad sexual de una persona.

La STS 396/2018, de 27 de julio (Ponente: Excmo. Sr. D. Andrés Martínez Arrieta), establece que “de conformidad con la Jurisprudencia de esta Sala -STS 345/2018, de 11 de julio, con cita de otras- el tipo penal del abuso sexual se configura en nuestro ordenamiento enmarcado en los siguientes requisitos: de una parte, un elemento objetivo de contacto corporal, tocamiento impúdico, o cualquier otra exteriorización o materialización con significación sexual. Este elemento objetivo, de contacto corporal, puede ser ejecutado directamente por el sujeto activo sobre el cuerpo del sujeto pasivo o puede ser ordenado por el primero para que el sujeto pasivo lo realice sobre su propio cuerpo siempre que el mismo sea impuesto. De otra parte, el subjetivo o tendencial que se incorpora a la sentencia con la expresión del ánimo, o propósito de obtener una satisfacción sexual a costa de otro”.

De este modo, concluye que “cualquier acción que implique un contacto corporal inconsentido con significación sexual, en la que concurra el ánimo tendencial ya aludido, implica un ataque a la libertad sexual de la persona que lo sufre y, como tal, ha de ser constitutivo de un delito de abuso sexual previsto y penado en el artículo 181 CP; sin perjuicio de que la mayor o menor gravedad de dicha acción tenga reflejo en la individualización de la pena”.

No obstante, debe estarse a lo dispuesto en la reciente STS 107/2019, de 4 de marzo (Ponente: Excmo. Sr. D. Miguel Colmenero Menéndez de Luarca), según la cual “el ánimo libidinoso, o, dicho de otra forma, la intención del sujeto orientada a su satisfacción sexual, es un elemento ordinariamente presente en este tipo de conductas delictivas, pero no es un elemento del tipo. Dicho de otra forma, cabe atentar contra el bien jurídico protegido, la indemnidad o la libertad sexual de una persona, sin que el sujeto activo tenga como finalidad su satisfacción sexual, siempre, como se ha dicho, que el significado sexual de la conducta sea establecido de forma indiscutible. Sigue leyendo “El ánimo libidinoso en los delitos contra la libertad sexual”