Derecho penal

STS núm. 838/2014, de 12 de diciembre (Parte II): sobre la agravante de alevosía: naturaleza y clases. Especial referencia a la alevosía sobrevenida

La ya citada Sentencia del Tribunal Supremo, (Sala de lo Penal, Sección 1ª), núm. 838/2014, de 12 de diciembre, siendo Ponente Excmo. Sr. D. Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre, hace un extenso análisis de la circunstancia agravante de alevosía, centrándose en la alevosía sobrevenida; la Sentencia se expresa del siguiente modo:

“1º En relación a la alevosía en SSTS. 703/2013 de 8.10 , 599/2012 de 11.7 y 632/2011 de 28.6, hemos dicho que el Tribunal Supremo viene aplicándola a todos aquellos supuestos en los que por el modo de practicarse la agresión quede de manifiesto la intención del agresor del agresor de cometer el delito eliminando el riesgo que pudiera proceder de la defensa que pudiera hacer el agredido, es decir la esencia de la alevosía como circunstancia constitutiva del delito de asesinato, (art. 139.1) o como agravante ordinaria en otros delitos contra las personas (art. 22.1), radica en la inexistencia de probabilidades de defensa por parte de la persona atacada.

En cuanto a su naturaleza […] puede decirse que la alevosía es una circunstancia de carácter predominantemente objetivo que incorpora un especial elemento subjetivo, que dota a la acción de una mayor antijuricidad, denotando todo riesgo personal, de modo que el lado de la antijuricidad ha de apreciarse y valorarse la culpabilidad ( STS 16-10-96 ) lo que conduce a su consideración como mixta ( STS 28-12-2000 ).

[…] Por ello, esta Sala arrancando de la definición legal de la alevosía, refiere invariablemente la concurrencia de los siguientes elementos ( SSTS. 155/2005 de 15.2 , 375/2005 de 22.3 ):

a) En primer lugar, un elemento normativo. La alevosía solo puede proyectarse a los delitos contra las personas.

b) En segundo lugar, un elemento objetivo que radica en el “modus operandi”, que el autor utilice en la ejecución medios, modos o formas que han de ser objetivamente adecuados para asegurarla mediante la eliminación de las posibilidades de defensa, sin que sea suficiente el convencimiento del sujeto acerca de su idoneidad. Sigue leyendo “STS núm. 838/2014, de 12 de diciembre (Parte II): sobre la agravante de alevosía: naturaleza y clases. Especial referencia a la alevosía sobrevenida”

Anuncios
Derecho penal, Derecho procesal penal

Sobre la atenuante de reparación del daño y sobre las facultades revisoras en apelación: el elemento subjetivo es de inequívoca naturaleza fáctica.

La reciente Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Penal, Sección 1º), núm. 644/2014, de 7 de octubre, siendo Ponente Excmo. Sr. D. Luciano Varela Castro, resuelve el recurso de casación interpuesto contra la Sentencia dictada por la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, de fecha 2 de diciembre de 2013, que resolvía el recurso de apelación interpuesto contra la Sentencia del Tribunal del Jurado dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada con fecha 28 de junio de 2013, en causa seguida por delito de asesinato. Me parece realmente interesante el contenido de la misma no sólo por su análisis de la atenuante y, por ello, pasaré a reproducir determinados fragmentos empezando, como no podía ser de otra manera, con una breve introducción sobre los hechos probados y los pronunciamientos de instancia y apelación, para continuar con los Fundamentos de Derecho de la Sentencia de casación.

– Antecedentes

El relato de Hechos Probados determina que: “el citado acusado y Sagrario, accedieron a través de un camino de tierra que parte desde la carretera A-385 (Otura-La Malahá), a un lugar lejano a cualquier núcleo urbano o vivienda habitable y no visible desde la citada carretera. Una vez en dicho lugar, y dentro del vehículo, iniciaron una discusión por motivos no concretados, en el curso de la cual el acusado comenzó a agredir a Sagrario, intentando ésta defenderse arañando y mordiendo a José en los brazos y muñecas . Sagrario logró salir del vehículo, si bien fue perseguida y alcanzada por el acusado, quien con el propósito de acabar con su vida, aprovechando sus conocimientos en la práctica de técnicas de combate corporal como el full contad y el kick boxing y con el propósito de aumentar deliberadamente su sufrimiento y dolor, continuó su agresión física sobre ella y dirigió sus golpes hacia Sagrario, especialmente hacia la cabeza y la cara, de cejas hasta el cuello. Completamente aturdida y sin capacidad de reacción por los golpes recibidos, el acusado a Sagrario asestó un fuerte golpe en el cuello que le ocasionó un reflejo vagal y una “hemorragia aguada” tanto en el encéfalo como en el ECM (yugular, carótida y vago), con parada cardiaca y fallecimiento de Sagrario.

A continuación, el acusado arrastró a Sagrario y la subió al asiento trasero del vehículo, en el que la llevó al Hospital Clínico San Cecilio donde ingresó a las 22:44 ya fallecida y con signos de frialdad post-mortem“. Sigue leyendo “Sobre la atenuante de reparación del daño y sobre las facultades revisoras en apelación: el elemento subjetivo es de inequívoca naturaleza fáctica.”